5.- Hércules, el más grande de los héroes griegos

5.- Hércules, el más grande de los héroes griegos

5.- Hércules, el más grande de los héroes griegos

Finalmente, para concluir con el ciclo de historias de Hércules. En ésta ocasión les hablaremos de otras de las aventuras que éste héroe protagonizó. Así como su ascensión final al Olimpo, leyendas que al igual que los Doce Trabajos que realizó para Euristeo son dignas de ser contadas. En caso de que aún no hayas leído el artículo anterior, puedes verlo haciendo clic aquí.

El Origen de una Profecía

Antes de hablar de las hazañas de Hércules, es importante mencionar una gran guerra ocurrida mucho antes del surgimiento de las grandes ciudades de la antigüedad. En una era anterior incluso al surgimiento de la humanidad. La cual fue librada por los Titanes contra los Dioses Olímpicos, la cual acabó con la victoria de éstos últimos, quienes confinaron a los Titanes al Tártaro.

Gea, quien en la mitología griega era la personificación misma de la Tierra, y madre de los Titanes (y por ende abuela de Zeus) se enfureció por esto. Y engendró un total de 24 Gigantes, los cuales serían cada uno la contraparte de los Olímpicos. Y quienes les darían fin, ya que se había profetizado que no podría morir a manos de ellos.

Hércules
Claus Ableiter, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Dada ésta profecía, cuando los Gigantes por fin llevaron a cabo su ataque contra los Olímpicos, Zeus envió a Atenea a buscar a Hércules para que los ayudara en la lucha. Sin embargo, hay que aclarar que los Olímpicos no se sentaron a ver como Hércules peleaba, sino lucharon directamente contra los Gigantes.

Una Batalla Titánica

Se cuenta que el mismo Hércules mató a uno de los gigantes partiéndole el cuello. También, que remató a otros con las flechas bañadas en el veneno de la hidra luego de ser abatidos en combate por Apolo, Zeus, Hera, Hermes, Artemisa, Dioniso, Hécate, Deméter, Ares y las Moiras.

Las Moiras son la personificación del destino. Y posiblemente las conozcas, ya que aparecen en la versión de Disney de Hércules. Siendo representadas como tres ancianas que comparten un ojo que les permite ver el futuro.

De ésta manera, fueron acabados en su mayoría los Gigantes, habiendo sobrevivido solo tres de ellos a la lucha con los Olímpicos. Es más, según la leyenda esos tres gigantes aún permanecen sellados. Uno fue atrapado por Atenea luego de aplastarlo con la Isla de Sicilia, y su aliento de fuego es lo que surge a través del Volcán Etna.

Otro fue aplastado por Poseidón con una parte de la Isla de Cos, creando así la Isla de Nisiros. Y un tercer gigante fue atrapado por Hefesto debajo de una gran masa de metal fundido, dando surgimiento al famoso Monte Vesubio. El cual es conocido por la gran erupción que acabó con Pompeya.

Si creen en la leyenda, al tomar como referencia la destrucción de Pompeya. Pueden tener una idea del poder destructivo que poseen los Gigantes aún estando sellados.

Hércules y su lucha contra el Dios de la Guerra

Cicno era un poderoso gigante hijo de Ares, el cual era sumamente violento. Y al igual que Anteo, de quien hemos hablado en el artículo anterior, se había propuesto erigir un templo en honor a su padre con los huesos de aquellos a quien asesinaba (Anteo pretendía hacerlo en honor a Poseidón, quien lo había engendrado).

El gigante desafió a Hércules, quien luego de derrotarlo, lo mató y destruyó su templo. Esto enfureció a Ares, el cual descendió del Olimpo para vengarse enfrentando al Héroe. Sin embargo, pese a ser el Dios de la Guerra, Ares no era invencible en combate. Y al igual que su hijo fue derrotado por Hércules, por lo que tuvo de retirarse.

Hércules y su búsqueda de un nuevo amor

El Rey Éurito gobernada Ecalia, y tenia una hermosa hija llamada Íole, de la cual se enamoró Hercules. Sin embargo, cuando trató de conseguir su mano en matrimonio, se encontró con la rotunda negativa de su padre, el cual conocía el pasado de Hércules. Y temía que víctima de otro ataque de ira acabara con la vida de su hija y de los nietos que de su unión pudieran surgir.

Aún así, Hércules no se rendiría, y aprovechó que el Rey Éurito prometió que entregaría la mano de su hija a quien los superara a el y a sus hijos en una competencia de tiro con arco. De ésta manera, a pesar de que Hércules logró superarlos, el Rey se negó, pese a que Ífito su hijo mayor lo instó a cumplir su promesa.

inclusión

Inclusión en el Cine ¿Una medida forzada o un paso a una nueva sociedad?

Inclusión en el Cine ¿Medida forzada o un paso a una nueva sociedad? La inclusión…
sintoísmo

El Sintoísmo, el Camino de los Dioses

El Sintoísmo, el Camino de los Dioses A lo largo y ancho del mundo, existen…
festival de los fantasmas

El Festival de los fantasmas de China

El Festival de los fantasmas de China Ya hemos hablado anteriormente sobre la cultura de…

Un segundo castigo para Hércules

Cuando Hércules se disponía a irse, Ífito le solicitó ayuda, ya que las yeguas de su padre habían sido robadas. Pero luego de una larga búsqueda, Hércules se fué a su residencia en Tirinto, mientras que Ísifo siguió buscando. Tiempo después, Ísifo logró seguir el rastro de las yeguas hasta la casa de Hércules.

Sin embargo, no se debió a que el las hubiese robado, sino que el ladrón mientras huía con las yeguas acabó vendiéndoselas a Hércules. Cuando Ísifo le exigió que las devolviera, se originó una gran discusión entre ambos en lo alto de una muralla. Ya que Hércules se negaba a entregarlas porque había pagado mucho por ellas. Y en un ataque de ira, lo empujó, causando que cayera de la muralla y muriera.

Hércules
OACG, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

Sintiéndose culpable por haber matado a otro inocente, fue de nuevo ante el Oráculo de Delfos, quien le dijo que debía servir como esclavo de la Reina Ónfale de Lidia durante tres años. La cual lo humillaba cada día, pero con quien acabaría casándose y teniendo un hijo luego de cumplir su condena.

Regístrate en AirTm y comienza a disfrutar de grandes beneficios.

Hércules y la Princesa Deyanira

Pese a que seguía pensando en Íole, Hércules siguió viajando. Cuando llegó a la ciudad de Calidón vio a la Princesa Deyanira, a quien cortejó hasta que se enamoró de él. Sin embargo, la princesa había sido prometida por su padre al Dios-Río Aqueloo, el cual podía cambiar de formas, por lo que Hércules se enfrentó a el.

Al iniciar la lucha, Aqueloo se convirtió en una serpiente, lo cual no representó una gran dificultad para Hércules (y menos si recordamos que siendo solo un bebé sometió a dos serpientes). Por lo que el Dios pensó que al convertirse en un Toro tendría mayor oportunidad. Sin embargo, acabó sometido y muerto por Hércules (teniendo ya la experiencia de domar al Toro de Creta).

Se cuenta que Hércules tomó uno de los cuernos del cadáver del Dios y se lo entregó a las Ninfas Nayades, las cuales lo convirtieron en la Cornocopia, el famoso símbolo de la prosperidad.

Un Engaño Mortal

Luego de casarse con la Princesa Deyanira, ésta recibió un mensaje de su hermano, el cual la extrañaba, por lo que Hércules y ella fueron a visitarlo. En el camino debían cruzar el río Eveno, y el Centauro Neso se ofreció a llevar a Deyanira mientras Hércules cruzaba el río nadando.

Sin embargo, apenas cruzó el río el centauro huyó con Deyanira ya que la quería para el. Hércules furioso le disparó una de sus flechas con veneno de la hidra que le atravesó el corazón.

Hércules
Antonio Tempesta, CC0, via Wikimedia Commons

Mientras Hércules iba camino a buscar a Deyanira, el moribundo centauro planeó una venganza contra el Héroe. Este le dijo a la Princesa que tomara su sangre, y que si en algún momento Hércules dejaba de sentir amor por ella la usara, ya que era una poderosa poción de amor.

Celos Mortales

Hércules aún no había olvidado a la hermosa Íole, por lo que atacó Ecalia, matando al Rey Éurito, a sus hijos y todos y cada uno de sus pariente. Raptó a la princesa y dio un festín para celebrar su victoria, sacrificando doce bueyes en honor a Zeus, y para estar presentable para la ocasión, encargó a Deyanira que le enviara una túnica nueva.

Dominada por los celos, Deyanira bañó la túnica con la sangre del centauro Neso, la cual ella creía que era realmente una poción de amor, y se la envió a Hércules con Licas, uno de sus ciervos. Sin embargo, la realidad era que la sangre del centauro no era lo que la princesa creía, sino que era un letal y doloroso veneno.

Hércules desconociendo lo que pasaba, se colocó la túnica y encima vistió la piel del Leon de Nemea. Sin embargo, empezó a sentir que su piel ardía, y tomando a Licas por los pies, lo arrojó al mar, creyendo que el había sido el responsable de todo. A pesar de que intentaba quitarse la túnica, ésta se había quedado pegada a él.

Al ver lo que había causado por sus celos, Deyanira se sintió culpable y se ahorcó.

La Ascensión al Olimpo de Hércules

Dado el dolor tan intenso que sentía, Hércules decidió arrancarse a la fuerza la túnica, aún cuando esto significara arrancar también su piel, ya que se había quedado pegada a ella debido a la sangre del centauro. Pero el dolor no desparecía, sino que seguía aumentando, por lo que empezó a suplicar que lo mataran.

Yolao, su sobrino y acompañante (quien lo ayudó a vencer a la Hidra de Lerna), encendió una pira, en la cual Hércules se abalanzó y murió quemado. Sin embargo, unos rayos cayeron del cielo sobre las llamas, acabando con la parte mortal de Hércules y haciendo que surgiera como un Dios.

Habiendo ocurrido esto, Zeus personalmente lo llevó al Olimpo, y en una Ceremonia de Renacimiento, Hera por fin lo aceptó. Considerándolo como un hijo y dándole en matrimonio a Hébe, la hermosa Diosa de la Juventud, convirtiéndose además Hércules en el Guardián de las Puertas del Olimpo.

De ésta manera concluye la Historia de Hércules. Esperamos que haya sido de su agrado, y les agradecemos el seguimiento y apoyo que le han hecho a ésta y a todas las historias y artículos que ofrecemos para ustedes.

Síguenos en nuestras redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.