2.- Hércules, el más grande de los héroes griegos

2.- Hércules, el más grande de los héroes griegos

2.- Hércules, el más grande de los héroes griegos

Si te ha gustado la primera parte de la historia de Hércules, en ésta ocasión les traemos la continuación. En este artículo se mostrará en qué consistían los primeros doce trabajos de Hércules, que a modo de penitencia debía cumplir el Héroe. En caso de que aún no hayas leído el artículo anterior, te invitamos a que lo hagas pulsando aquí.

Los Doce Trabajos de Hércules

Siguiendo lo que le había indicado la Sacerdotisa del Oráculo de Delfos, Hércules se dirigió a donde Euristeo. Su primo se había convertido en Gobernante de la Argólida, una región que comprendía los territorios de Tirinto, Argos, Micenas y Midea.

Al presentarse ante Euristeo, Hércules le expuso lo que había sucedido. Sin embargo, este guiándose por los consejos de Hera (quien aún deseaba acabar con Hércules) y por el temor que le causaba la idea de que el Héroe quisiera usurpar su trono en venganza de todo lo que había ocurrido antes, le ordenó una serie de trabajos imposibles de realizar para cualquier hombre, con el fin de acabar con Hércules en el proceso. Estos serían conocidos como los famosos doce trabajos de Hércules

1.- Matar al León de Nemea

El primer trabajo encomendado por Euristeo, fue matar a un león terriblemente voraz el cual rondaba los alrededores de Nemea, y que había matado ya a varias personas. Pero, debido a la piel tan resistente que tenía no había podido ser herido por quienes intentaban acabar con él.

De acuerdo con Apolodoro ,este animal era invulnerable, y había sido engendrado por Tifón.

Biblioteca Mitológica. II Libro, apartado 2.5.1.

Para enfrentar a ésta criatura, Hércules se valió de arcos y flechas, una espada de bronce, e incluso un garrote que había hecho a partir de un olivo. Sin embargo, ninguna de éstas armas funcionó.

¿Cómo acabó Hércules con el Leon de Nemea?

Viendo esto decidió cambiar de estrategia. Hércules acorraló al León en su cueva para luego enfrentarse a él con sus manos desnudas hasta someterlo y estrangularlo. Habiendo conseguido su tarea, tomó el cuerpo del León y lo llevó ante Euristeo en Micenas, quien más que sorpresa, mostró cobardía ante el cadáver de la criatura y el poder que poseía Hércules.

Euristeo, atónito por su valor, le prohibió que en adelante entrase a la ciudad y le ordenó exponer ante las puertas sus trabajos. Dicen que por miedo se había preparado una tinaja de bronce escondida bajo tierra y que enviando un mensajero, Copreo, hijo de Pélope el eleo, le ordenó los trabajos.

Apolodoro. Biblioteca Mitológica. II Libro, apartado 2.5.1.

Antes de continuar con el segundo trabajo, Hércules decidió tomar la piel del León de Nemea para usarla como armadura, y a pesar de que intentó por horas hacerlo, no conseguía dañarla. Entonces, Atenea la Diosa de la Sabiduría, se disfrazó como una anciana bruja, diciéndole a Hércules que la única manera de dañar la piel del animal, era con sus propias garras.

Gracias a éste consejo, Hércules consiguió lo que quería, y en adelante vestía la piel del León, usando la cabeza del animal como casco.

2.- Matar a la Hidra de Lerna

El segundo trabajo consistía en matar a una Hidra que habitaba en el pantano de Lerna, la cual atacaba frecuentemente a los rebaños de los alrededores. Asimismo se cuenta que ésta criatura tenía en total nueva cabezas, una inmortal (la del medio) y las otras ocho mortales. En ésta ocasión, Hércules fue acompañado por su sobrino Yolao.

Al encontrar a la Hidra, Hércules la atacó con su garrote, pero cada vez que golpeaba una de las cabezas mortales, surgían dos.

Se cuenta, que un cangrejo enorme acudió a la ayuda de la Hidra, y luego de matarlo, Hércules solicitó la ayuda de Yolao, quien quemó una parte del bosque cercano, y usando el fuego, quemaba las cabezas que iban surgiendo para impedir que renacieran.

Luego cortó la cabeza inmortal y la sepultó, colocando una enorme roca encima. Antes de irse, Hércules abrió el cuerpo de la Hidra, y baño sus flechas en la bilis de la criatura, la cual era un veneno mortal.

Sin embargo, Hera le dijo a Euristeo que al haber recibido la ayuda de Yolao, éste trabajo no podía contarse como completado.

3.- Capturar viva a la Cierva de Cerintia

En su tercer trabajo, Hércules debía capturar a una Cierva de Cuernos de Oro llamada Énoe. Esta vivía en Cerintia, y  estaba consagrada a Artemisa, Diosa de la Cacería y los animales. Para no herirla, y dado que la cierva era sumamente veloz, debió perseguirla durante un año sin descanso, hasta que logró capturarla mientras bebía agua para llevarla ante Euristeo.

inclusión

Inclusión en el Cine ¿Una medida forzada o un paso a una nueva sociedad?

Inclusión en el Cine ¿Medida forzada o un paso a una nueva sociedad? La inclusión…
sintoísmo

El Sintoísmo, el Camino de los Dioses

El Sintoísmo, el Camino de los Dioses A lo largo y ancho del mundo, existen…
festival de los fantasmas

El Festival de los fantasmas de China

El Festival de los fantasmas de China Ya hemos hablado anteriormente sobre la cultura de…

4.- Capturar vivo al Jabalí de Erimanto

El siguiente trabajo consistió en capturar vivo a un gran jabalí que vivía en el Monte Erimanto. Pero, este jabalí se alimentaba de carne humana, y tenía tanta fuerza que podía incluso derribar árboles. Para capturarlo, Hércules lo persiguió durante horas, hasta que se abalanzó sobre su lomo, luego lo sometió amarrándolo con cadenas y lo cargó para llevarlo a Micenas.

Hercules
Imagen de Darkmoon_Art en Pixabay

5.- Limpiar los Establos de Augías

El quinto trabajo consistía en limpiar en un solo día todo el estiércol y suciedad acumulada durante años en los establos del Rey Augías de Élide. Debido a que había sido bendecido por los Dioses, poseía el mayor rebaño en todo el país. Viendo una oportunidad, Hércules no le dijo al Rey que cumplía un trabajo ordenado por Euristeo, sino que le apostó que si podía hacerlo, debía darle la décima parte de su rebaño.

Creyendo esto imposible, Augías aceptó y el Héroe solicitó a Fileo quien era hijo del Rey, que fuera testigo de la promesa que su padre hacía. Pero, con lo que no contaba Augías al hacer ese trato, era con que Hércules crearía un canal, y que desviaría con su fuerza el cauce de los Ríos Alfeo y Peneo, logrando que atravesaran los establos y arrastraran toda la suciedad.

hércules
Imagen de Lee Ashby en Pixabay

El resultado de la apuesta

Al ver que Hércules había conseguido limpiar los establos en un día, Augías se negó a entregarle la décima parte de su ganado, y alegó que el trabajo lo hicieron los ríos. Además, agregó que el motivo real de hacer esa tarea, era seguir las ordenes de Euristeo, por lo que cualquier intento de Hércules de cobrar su recompensa sería en vano, incluso si acudía ante los jueces del Reino.

… una vez que los jueces tomaron asiento, Herácles citó a Fileo para que declarase contra su padre y dijo que había acordado darle un sueldo. Encolerizado Augías, antes de que se procediese a la votación, ordenó a Fileo y a Hércules que se fueran de Élide.

Apolodoro. Biblioteca Mitológica. II Libro, apartado 2.5.5.

Por desgracia para Hércules, no solo se quedó sin el ganado que había ganado en su apuesta con Augías. Es más, Euristeo al enterarse que Hércules trató de lucrarse mediante uno de los trabajos, indicó que éste tampoco podía considerarse como completado.

6.- Expulsar a las Aves de Estínfalo

Las Aves de Estínfalo eran monstruosas criaturas aladas con alas, garras y picos de bronce, y si esto no fuera poco, eran carnívoras y además expulsaban excremento venenoso. Tales aves moraban en los alrededores del Lago Estínfalo, y ya habían acabado con la vida de muchas personas y del ganado.

Dada la peligrosidad y el daño que causaban estos seres, Euristeo encomendó a Hércules como su sexto trabajo espantarlas del Reino.

Dado que sus alas eran de bronce, las flechas que les disparaba Hércules no les causaban daño. Y como permanecían volando o escondidas en un espeso bosque cercano, Hércules no podía valerse de su fuerza para combatirlas. Para ayudarlo, Atenea apareció de nuevo, y ésta vez le entregó a Hércules unas castañuelas de bronce hechas por Hefesto, el Dios de la Forja, el Fuego y los Herreros.

Al sonar las castañuelas, las aves asustadas volaron, y no se les volvió a ver cerca del Lago Estínfalo o sus alrededores. Sin embargo, al volver con Euristeo se percató que algunas volaban alrededor de su Palacio, por lo que el Rey estaba escondido, así que Hércules volvió a sonar las castañuelas y las alejó.

¿Quieres conocer el resto de los doce trabajos de Hércules?

Si quieres conocer en qué consistían el resto de los trabajos impuestos a Hércules, te invitamos a que leas la tercera parte aquí.

De igual forma, te invitamos a continuar revisando el contenido de nuestro sitio web, aquí podrás encontrar información sobre emprendimiento, curiosidades y hechos del día a día y de la historia. Finalmente, si te ha gustado la historia de los doce trabajos de Hércules, no olvides compartirla en tus redes sociales para que muchas más personas puedan disfrutar de ella. Y nunca olvides que no solo debes mirar un árbol, debes permanecer Observando Al Bosque.

Síguenos en nuestras redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.